Todas las dimensiones de nuestra vida parroquial brotan de nuestro ser hijo de Dios, es decir, de nuestro bautismo y confirmación. De esta forma, la estructura que le podemos imprimir a nuestra parroquia, a partir de la cual, Dios se sigue manifestando a su pueblo como el Dios de la historia y el Dios de la Salvación; el cauce por el cual nos transmite su gracia y nos brinda la oportunidad de cumplir su mandato de amarnos y servirnos como Él lo ha hecho primero, sería el siguiente:

Comunidad

  • Negro del icono de Instagram
  • YouTube - Círculo Negro