Historias Conectadas

    Durante el confinamiento, la Pastoral Juvenil de la parroquia, se preguntó qué podrían hacer para ayudar a las personas mayores que por un motivo u otro viven solas y necesitan cariño y atención. 


    Al no poder salir de casa ni visitarles como es debido, surgió la idea de “Historias Conectadas”.

 
    Un proyecto de llamadas telefónicas personalizadas. Un joven o una joven llamaría a una persona mayor que lo solicitase y crearían un vínculo de confianza. El joven o la joven le preguntaría por sus necesidades de compra, necesidades médicas… Pero, sobre todo, las personas mayores se sentirían escuchadas y acompañadas. 


    Y así fue, durante estos meses de se ha creado una relación entre la Pastoral Juvenil y las personas más mayores. Y así nos lo cuentan algunas voluntarias de este bonito proyecto. -Coordinación de “Historias Conectadas”

    "Cuando me dijeron de llamar a una persona mayor, y que además yo no conocía, me creó dudas porque no sabía muy bien de qué hablar con ella.


    Pero  todas mis dudas desaparecieron en seguida. Descubrí que era igual de habladora que yo, me ha contado muchas cosas de su vida y de lo que más contenta me siento es de lo orgullosa que se siente de su familia.


    Me he dado cuenta de que una llamada a mí no me supone esfuerzo y para la persona que la ha recibido puede alegrarle el día.
Seguiré en contacto con ella aunque el proyecto de "Historias Conectadas" termine."

Elena García, voluntaria de Historias Conectadas.

    "'Historias Conectadas' ha sido una iniciativa preciosa, le damos gracias a Dios por la oportunidad que nos ha dado de acompañar a otra persona durante este tiempo difícil ya que con una sencilla llamada podemos hacer muy felices a los demás.


    Ha sido un verdadero regalo y una gran alegría compartir recuerdos, sentimientos y anécdotas con dos abuelitas maravillosas que viven su fe ardiente y con mucho ánimo. Nos llevamos recuerdos inolvidables, muchas sonrisas y una gran amistad de estas personas que con su vida nos demuestran que aún queda mucha esperanza para seguir adelante con la misión que nuestro Señor Jesús nos dejó: la de amar y ser amados.


    ¡Gracias por tanto bien compartido!"


Verónica y Verenise Figueredo, voluntarias de Historias Conectadas.

  • Negro del icono de Instagram
  • YouTube - Círculo Negro